8 de noviembre de 2013

Seguros Médicos - Fertilidad I






Katrina- Entonces que hago ¿Lo contrato, o no?
Jeff- Si contrátalo ya
Katrina- ok lo contrato y luego te llamo
Jeff - Vale

Esta breve conversación se sucedió más de una vez, durante la que se suponía que sería la mañana en la que por fin luego de dos años de espera tendríamos el chance, la oportunidad económica,  de contratar el seguro  médico que nos llevaría a luego de dos años pagándolo poder usarlo con fines reproductivos.
    Para recapitular un poco recordaré que luego de un año intentando el embarazo natural, y dos años de idas y venidas en la seguridad social con pruebas y listas de espera, en 2010 comenzaron los tratamientos de fertilidad, en total nos daban la oportunidad de hacer tres ICSIs que hizos terminando con la última en julio de 2011, todas ellas negativas. De ahí nos quedamos esa tremenda desolación que se suele mezclar a la vez, con la fuerza y el coraje de decir "Todavía no hemos acabado, acabaremos cuando tengamos un bebé, esto no va a poder conmigo, !Que va¡ yo soy más fuerte" y así como decía una  forera, luego de llorar te secas las lágrimas y  con esa pasta especial de que estamos hechas todas las que pasamos por esto,  sacamos fuerzas de donde ni sabemos.
   En mi caso leyendo por aquí y por hallá en un foro un en otro, ya había leído sobre que si te hacías un seguro médico luego podías acceder a los tratamientos de fertilidad. Solamente eso es lo que  había leído, nada más sabía al respecto. Así que mi primer paso, fue abrir varias charlas en un foro y en otro para preguntando acerca de ello. Salieron a relucir varios nombre de compañias Caser, Alliazn , La Estrella, Sanitas...ect. Todos con sus variante mejores o peores supe de seguros que ni conocía o de periodos de carencia más y menos amplios, e hice una lista con las mejores opciones para mí, luego de haber investigado  por mi cuenta en sendos seguros  vía online. Pero finalmente tapándome con la realidad con mi realidad, tuve que guardar todas esas anotaciones, en la carpeta que tenía destinada a reproducción humana, a la espera de que entrara algo muy necesario para poderme hacer el seguro, el dinero. Es extraño  pensar ahora que... nuestra situación económica por aquel entonces (2011) no era tan mala como yo creía, y que podíamos haber hecho el esfuerzo entonces, si queríamos he incluso antes, de costearnos el seguro. De hecho entre las ventajas que por aquella época teníamos, estaba que disfrutábamos de Internet gratis, y aunque esa es otra historia, basta con decir que no éramos nosotros quienes lo costeábamos, cosa que ahora si. Además de esto estábamos en un año en que nos había bajado mucho el interés de la hipoteca (pagábamos menos desde la última subida bestial en 2008), aunque  la próxima revisión posterior a 2011 nos volvería a subir, y por último  el salario de Jeff todavía no había sido reducido, si como se lee, la subida del IRPF en su nómina conllevo un nada despreciable disminución en su salario mensual. Así que resumiendo si había una época para hacernos un seguro médico era entorno al  2011 y un periodo previo a este.
Y sin embargo esperando y esperando a que entrase más dinero nunca lo hicimos, yo había fijado como fecha tope para comenzar a pagarlo noviembre de 2011, pero llegó esa fecha paso y nunca empezamos a pagarlo. y creo como en una neblina se perdió el tema del seguro y no volvimos a sacarlo a hasta Mayo de 2012 cuando Una Aseguradora comenzó a ofertar la primera visita gratuita para acudir a una clínica de fertilidad, llamé, y me dijo que solo se daba en caso de que el paciente tuviera pruebas diagnosticas hechas, como sí era nuestro caso nos dieron el volante y acudimos, aquí cuento lo que fue esa visita. Una vez salimos de ahí, con esa sensación de derrota que dá el saber y darte cuenta de que  una visita gratuita no sirve absulutamente de nada, o solamente para saber que si tuvieras el dínero en el próximo ciclo podrías estar embarazada, pero como no tienes, pues te aguantas...
Y de nuevo comenzamos a pensar en el seguro, en buscar un trabajo urgente para  mí, para pagar el tratamiento, pero nada de eso sucedió... ni trabajo, ni seguro ni nada.
Aunque Para este 2012 si teníamos claro algo, nos tomaríamos una vacaciones (de tanto sufrimiento y dolor) y nos dedicaríamos a disfrutar (lo que conllevaba gastar dinero y para irnos a desconectar) y luego a partir de diciembre, más concreta-mente la extra de Diciembre comenzaríamos a ahorrar. Ese año en que mucha gente ya no la cobró era el año en que nosotros comenzaríamos a destinar todo el dinero extra que entrara en el sueño hacia ser papás. Pero lo que sucedió es que fueron unas de las navidades con más niños que hemos pasado, pues vino mucha familia de fuera cada una con sus  niños pequeños, y no sé como ni cuando ni donde, pero por unas horas olvidé mi principal objetivo y me dediqué a comprar regalos como una loca, para los niños de mis primas....aaaayyy ilusa compradora compulsiva, cuanto me arrepentiría por esto cuando me lamentaría de haber pasado la tarjeta indiscriminada mente una y otra vez y haber gastado el dinero de mi sueño en regalos para otros niños.
Aunque en cierto modo, esto ayudó a bien, ayudo a darme cuenta de que el dar sin medida (Que es lo que siempre  había hecho) me alejaba de mi objetivo. Siempre le digo a Jeff (mi chico) que es un hombre de extremos por que  para él aveces todo es blanco o negro, y resulta que en este caso yo fuí la chica de los extremos,  a partir de Enero decidí que todo lo que entrara extra sería para nosotros que ya no compartiría con nadie, y pasé de darlo y compartirlo todo, a ni siquiera comentar que tenía una entrada extra, como hacía antes con la familia cercana tanto mía como la de Jeff.
 
    Así que dado que en Navidad de 2012 no había ahorrado nada ni hecho el seguro médico tampoco, me dí cuenta de que había pasado un año desde que nos habían despedido en la seguridad social, y no habíamos hecho ningún avance en el camino a nuestro sueño. Y así el sentimiento de culpabilidad fue tremendo. Y un poco más tarde en primavera de 2013 llamarón a una de mis ex-compis de foro, ya hacía tiempo que no teníamos el foro ni el grupo de face, pero manteníamos el contacto de peras a uvas y no me acuerdo bien como, pero en uno de esos saludos de que vez en cuando nos hacíamos, me dijo que ya la habían llamado para comenzar las FIVs y resulta que ella y yo terminamos al mismo tiempo, más o menos, ella con las IAS y yo con Las ICSIs la única diferencia es que a mí me dijeron bye bye en la Seguridad Social y a ella la pusieron en la lista de espera par fiv (por cierto que mientras espera se quedó embarazada de forma natural dos veces pero acabó perdiéndolos, cosa que lamenté mucho), y casualmente, si yo me hacía un seguro médico justo en la fecha que terminé los tratamientos por la seguridad social, ambas volveríamos a coincidir al iniciar nuevamente los tratamientos.
Finalmente yo nunca me hiciera el seguro y a ella si la llamaran cuando llegó su turno en la lista de espera, y esto me llevó a la fría realidad, ya habían pasado dos años, y seguía sin haber hecho nada.
Y esta realidad me hizo si que si ponerme las pilas  desperté de mi letargo y me topé con los 30 años y con un pensamiento "mi reloj biológico no va a esperarme toda la vida."
    Y Por fin  después de años comenzamos ahorrar de la manera que teníamos que haberlo  hecho en un principio, no esperando a estar acaudalados y que nos sobrase dinero, si no de a poquitas con lo que simplemente pudiésemos, ¿Qué más da si era poco? Al apartar el primer euro y pensar que poco importaba que el del banco me llamase chana o pobre, solo entonces cuando comenzando de a poco pude sentir alivio, decir "Estoy haciendo algo...".  ¿Lo bueno?  Que ese algo se convirtió en más poco a poco. Y eso me cambió la mentalidad de pensar que tienes que tener mucho dinero para ahorrar la forma de verlo, de vez en cuando hacia cálculos y  pensaba que si juntaba de a poquitas tardaría años en llegar a mi objetivo, pero ahora se que  lo importante es ir juntando lo que se pueda, y que una vez empiezas ya lo ves como prioridad y siempre tienes algo para apartar.

Este  Setiembre de 2013 vino un cambio bastante  significativo en la hipoteca que volvió a bajar, Jeff llevaba tiempo anunciándolo, aunque estaba escéptica por el tema de la crisis y de más, también pensaba que no pagábamos tanto en comparación y que seria raro pagar menos. Sin embargo él tenía razón. Al bajar la hipoteca por fin  vi  mi oportunidad, si o si esto va a ser lo primero - pensé - sea como sea hacemos el seguro médico nos hacemos la idea de que la hipoteca no ha bajado y listo.

Pocos días antes de que tuviéramos que pagar el nuevo recibo con la bajada desempolvé la carpeta de fertilidad, y me puse a la tarea revisar los seguros y ver que había e nuevo, lo cierto es que durante este tiempo ya había entrado en más de una ocasión den el seguro que más me convencida "Caser" y decidí que este era el elegido, no es que fuera el de mejor cobertura pero en general era el más económico y más asequible a nuestro bolsillo.


8 comentarios:

  1. Bueno, pues parece que finalmente lo habéis conseguido. Mucho éxito con la aseguradora!!! Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por lo menos si que hemos conseguido comenzar a ahorrar, lo del seguro sigue estando en terreno incierto ; )

      un besico.

      Eliminar
  2. Yo los miré en su momento y ninguno me convenció, además tenías que llevar no sé cuanto tiempo para tener acceso a los tratamientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso hija yo sigo mirando, si lo del periodo de carencia es un rollo, pero yo al principio veía el seguro como una forma de ahorrar una inversión a largo plazo, que luego recuperaría en tratamientos.

      Un bescio.

      Eliminar
  3. Me encantaría llegar un día a este blog y ver que habéis conseguido vuestro sueño!!!
    Vais por buen camino!!!

    ¿Sabes qué? jaja, tengo una hucha que compré allá por finales de 2010 o principios de 2011 que era para ir metiendo monedillas con el objetivo de la boda... jajaja. Aún no la he llenado (es grandecita y de vez en cuando... MUUUUy de vez en cuando... meto algún billetito, así que por eso no se llena tan rápido ni pesa tanto). Hay semanas en las que no meto nada... semanas en las que meto más... Unas veces cae un euro... otras dos, otras 50 céntimos (generalmente no meto nada que sea menor de 50 céntimos) Y tengo la curiosidad de saber cuánto hay. Siempre pensé, que puesto cuando me case, si Dios quiere, apenas habré empezado a cobrar una mensualidad o dos... y nada del otro mundo... y mi novio nada... (es mucha locura???? jajaja) pues vendría bien para impulsar un poquito... =) No creo que haya mucho, pero seguro que ayuda.

    Así que... por algo se empieza.. No hay final sin haber un principio... Me alegro de que hayáis dado ese paso!! =)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja lo importante es que tengas la hucha, que importa si metes más o menos ; ) es justo lo que tu dices, por algo se empieza.

      Pues lo de nosotros en parte también fue una locura, al casarnos todavía no teníamos lugar donde vivir, fue en medio de nuestra luna de miel, que mi suegra nos llamó para decirnos que ya teníamos apartamento donde vivir; )

      Un besico guapis y gracias por estar.

      Eliminar
  4. Yo también he pensado mucho en los seguros, pero las carencias me echan para atras,....y la pereza,....y pensar : para que si tengo que esperar y me voy a qiedar ya?? Ilusa de mi....asi que genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si a veces lo de hacerse un seguro y solo poderlo usar al cabo de x años da mucha pereza

      Un Besico.

      Eliminar