13 de noviembre de 2013

De Paranoia a Realidad III

Finalmente todo esto de mi beta sospechosa me ha hecho aprender algo, así que remover mi pasado, me servirá para cambiar mi futuro, o por lo menos la idea  de lo que yo pensaba que iba a ser.

Tengo que empezar por decir que  si nos pusiesen en una la balanza a Jeff y a mí, y luego nos colocarán en una tabla o diagrama, ocuparíamos el lugar destinado a  las familias de clase media baja. Sé que hoy en día con la crisis, habrá quien diga que ahora también pertenece a este grupo, pero nosotros estamos en él desde que nos casamos.

En cambio, antes de casarme cuando vivía con mis padres, yo pertenecía a la clase media alta o se podría decir que más tirando a alta que media. Viví en barrios de niña bien y fui a colegios de niña bien, durante gran parte de mi educación. Todo esto además de  que mis padres me costearan el viajar al extranjero para aprender una segunda lengua en varios veranos de mi vida. Es curioso pensarlo, porque es solo de grande, cuando crecí que me dí cuenta de que teníamos mucho mucho más de lo que otros familias tenían, hasta en ciertas ocasiones llegué a pensar que era una niña podre en una familia pobre. Aaayyy ilusa, y solo por que  a mís padres a pesar de su posición les gustaba racionar para que diera para todos, y cuando digo para  todos, me refiero gente que mis padres ayudaban por medio de sendas ONGs o a primos y familiares que no tenían tantos recursos como nosotros,  con los que mi padres compartían de manera muy generosa, también ayudaban a mucha gente desconocida  siempre de forma des-interesadamente. Por eso, aunque mis Reyes y sobre todo Papá Noel (en mi casa éramos más de esta tradición) siempre fueron muy  pero que muy generosos conmigo y mis hermanos, para el resto del año brillaba lo que para mí era  austeridad, aunque andásemos por ahí en un mercedes nuevecito (de los de antes) y todo el mundo se quedase boquiabierto al vernos, o aunque mi madre me comprase mis vestiditos en butiques.

Pero todo esto fue la vida  bajo la tutela de mis padres, y aunque ellos siempre están ahí y nunca han dejado de ayudarme y velar por mí (sobre todo mi madre) una vez me casé, fue otra historia.  Y si en el tiempo en el que tenía que ir a la universidad hubiese aprovechado esa oportunidad que hoy sé que no todos tienes, quizás las cosas serían diferentes. Pero salí una  Katrina a la que a pesar de gustarle mucho estudiar, siempre fui  muy pero que muy vaga, (que contradictorio no?) y por tanto a día de hoy todavía no tengo carrera universitaria (aunque esa es otra historia). Y como mi chico tampoco hizo carrera, pues claro eso repercute mucho en el tipo de trabajo que tengas y por tanto  en la economía también.

Por que cuento todo eso? Pues por que cuando no se tiene, pues no sé tiene, y si eres de clase media tirando a la baja, no te queda más que   la sanidad gratuita. La quieres por que es la que te puedes permitir, y no miras  la opción de lo privado hasta que no te queda más remedio, como nos pasó a nosotros, que nos dijeron bye bye en cuanto a los tratamiento, y entonces es cuando  tuvimos que comenzar a pensar en la medicina privada. Aunque una cosa que siempre pensaba, y es que cuando por fin me quedara embarazada volvería al Materno a dar a luz.
Tengo que decir que  aqui  en la Isla, hay un único y mismo  hospital que se divide a la hora de tratar varias cosas por ejemplo: El Materno es el lugar donde las mujeres van a tener sus bebés, también es el sitio donde diagnostican y tratan las enfermedades que tienen que ver con el aparato reproductor femenino, como el cáncer de mama, y también es el único hospital infantil que hay,  recibiendo así el nombre de Hospital Materno-Infantil. Dado que se tratan muchas cosas, he tenido que ir de nuevo muchas veces después de mis tratamientos para visitar a diferente personas, siempre triste, siempre haciendo un esfuerzo, pero también con una esperanza, la  de  dar allí a luz a mis hijos, y que a partir de ahí ya no fuera un sitio triste para mi.

Ahora sé que ya no quiero tener que ver nada con Materno-Infantil, no en lo que respecta a mi persona. Soñaba que algún día sería yo la que enviaría una postal agradeciendo los cuidados en el parto junto con la foto de mi bebé, una foto como las que he visto colgadas allí tantas vece.
Pero ahora me aterra la sola ida de que puedan cometer un error que lleve a poner en peligro la vida del que será  en su día mi futuro hijo.
Creo que fue a raíz de que en los últimos tiempos he escuchado sobre negligencias en el materno, que me puse en alarma y comencé a pensar en mi  tercera beta y su resultado. Un día, no hace mucho, una amiga me contó que  a ella  le habían contado que en el materno recibía subvenciones para cesarais, y que ellos, para ahorrarse el dinero esperaban mucho a ver si la madre daba a luz natural, pero que así acaban muriendo muchos  bebés (no estoy afirmando esto, solo cuento lo que me han dicho). Justo en 2011 le pasó esto a otra amiga que tenemos en común, ella  nunca había hablado conmigo tan abiertamente de su pérdida, pero el Lunes pasado, nos decidimos a contarnos algunas confidencias mientras que estábamos juntas en clase, quedé sorprendida con la claridad con que me decía que ella sabía perfectamente que la pérdida de su bebé había sido una negligencia médica. Me relataba que había tenido un embarazo perfecto de principio a fin, pero que tras toda la noche ingresada y una voz de alarma que los médicos  ignoraron al sentirse ella rara, temblorosa y de más (hoy  cree que ese fue el momento en que perdió a su bebé), por la mañana en el cambio de guardia, la doctora que entraba se dio cuenta de que algo no iba bien, pero ya era demasiado tarde, le hicieron una cesaría de urgencia pero el bebé ya no vivía. "Katrina todas las gráficas y análisis durante el embarazo hablan bien clarito"  me decía mi amiga, "Todo estaba perfecto".

Yo he experimentado en  mi propia carne muchos fallos en mis tratamientos,  como que la médico me diga que no me receta las píldoras anticonceptiva en el 3º tratamiento, no por que no las necesite o no sean necesarias, si no por que si me las receta, entonces no podrían acabar el tratamiento antes de Agosto para irse de vacaciones. O que me transfieran los embriones con el endometrio en condiciones nada favorables,. esto me lo confesó después  del 1º tratamiento una de las médicos. Me dijo que por diferente razones mi endometrio no estaba en el estado optimo para recibir los embriones, y que en estos casos, las posibilidades de implantación disminuían bastante (esta fue una de las únicas veces que me explicaron las posibles causas de mis negativos) sin embargo, de todos modos, transfirieron. Por aquel entonces como era mi primer tratamiento, simplemente me resigne, que otra cosa podía hacer...  Tendría para escribir un libro al respecto sobre todo lo que sé que no hicieron bien conmigo a lo largo de los 3 tratamientos. Ojo que no estoy contra los médicos,   pero sí contra el sistema, y quiero pensar que a ellos no les queda más remedio que acatarlo estén de acuerdo o no. Pero me queda claro que si eres pobre no tienes derecho a una atención de calidad o por lo menos no en el materno en concreto, donde una beta en 16 no es digna de ser tomada en cuenta ni mencionada. He dicho muchas veces y sé que si a me hubiese ido bien allí y ahora tuviese a mis hijos fruto de dichos tratamientos, tal vez hablaría maravillas del Materno, pero igual  esto no querría decir que ellos fuesen buenos, la verdad creo que quien se queda embarazda allí, es mi opinión es por "suerte" por que, que aplican los mismos protocolos para todas, los aplican, y que nos tratan a todas igual...de mal pues es. Así que decido salir de este sistema, ser previsora para lo que está por venir y pensar que merezco algo mejor . Porque quedarme en un lugar en el que no me ha ido bien, teniendo sendas evidencias de que han tenido conmigo y con otras personas  fallos gravísimos, sé que sería un error. Ya se que errores los hay en todas partes, pero es como cuando le dije a mi hermana que todas las compañías de télefono fallaban y que cambiarse sería lo mismo,  a lo que ella me respondío - "Bueno X compañía ya me ha fallado bastante, ahora que me falle otra". En mi caso espero no tener en ninguna clínica de fertilidad las mismas experiencias que he tenido aquí, espero que sean buenas, pero sea como sea, seguro será mejor que hasta ahora.

Hoy hemos tomado la determinación de que buscaremos debajo de las piedras si hace falta, o nos quitaremos lo pequeños lujos que podamos tener, pero si o si me haré un seguro médico lo antes posible,   uno de los de toda la vida, de los normalitos, si  no me cubre la fertilidad, pues no pasa nada, ahorraremos, y si no nos podemos asegurarnos a los dos, tampoco pasa nada, haremos un seguro para mi sola,  por que quiero poder decir que mi relación con el Materno-Infantil ha terminado y que en caso de embarazo no tendré que pasar por ahí.

Y Fin....
con lo que respecta a este tema, por lo pronto no tengo más que decir

Besicos.

8 comentarios:

  1. Así me gusta. Que mires hacia adelante... Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Querida Katrina. Te he leído y se me han puesto los pelos de punta. Por lo visto, aunque no sea la generalidad, si es verdad que los materno infantil funcionan bastante mal en muchos sitios. Como dices, yo tampoco estoy en contra de los médicos, ni de la profesión médica, a pesar de lo que nos hicieron a nosotros, pero si que es verdad que al menos aquí en Murcia, el materno infantil de la Arrixaca tiene fama, entre los mismos médicos, de que el colectivo de ese servicio funciona muy mal, y no lo dicen de oídas, sino por experiencias vividas en sus propias carnes. Lo triste es que sabiéndose como se sabe en estos sitios, no se ponga solución. Ya no se trata de si tienes dinero o no, que también, porque estos mismos médicos luego trabajan en clínicas de seguros privados, sino de que el sistema se lo permite y no ponen freno ni límites a sus descontroles que acaban en muchos casos en tragedias y en los que no, es por pura suerte, no por su trabajo.
    Yo, fijate, tengo seguro privado desde siempre, porque mis padres eran maestros y ellos al tener compañía privada, pues mis hermanos y yo estabamos con ellos y luego al casarme, yo me hice uno. Durante el embarazo lo estuve llevando por el seguro y por lo público y al final decidí irme al público. La única que vez que he utilizado la seguridad social, la única y mira el resultado.
    No digo que siempre pase claro, y yo al igual que tú simplemente con mi historia trataba de ayudar, de informar y de prevenir para que no engañaran a otros padres y para que pudieran hacer algo de más fuerza por un trato digno.
    Y además esperar que la justicia, haga su trabajo y que por una vez se les pueda dar un escarmiento y servir de ejemplo a otros y servir de aviso a los demás.
    Si puedes, y sobre todo, después de tu experiencia y de todo lo que ya te han contado de ese sitio, no lo dudes. Seguro que no te arrepientes. Y sobre todo porque sabrás que has probado algo nuevo.
    Un beso preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con todo lo que dices

      Si la verdad que todo esto que ahora se me ha abierto mucho los ojos, y a raíz de aquí he de hacer lo mejor y lo que pueda

      Un Besico.

      Eliminar
  3. Hombre, leyendo como va el materno pues eso ya es otra cosa, con antecedentes como esos te da que pensar y plantearte muy seriamente lo del seguro privado.

    ResponderEliminar
  4. La experiencia nos ayuda a elegir y tómatelo así, ahora haces lo que quieres llevando tú misma las riendas y antes te dejabas llevar, eso es un paso de gigante, tómatelo así! Bssss

    ResponderEliminar