16 de agosto de 2012

¿Vacaciones?...

  Hacía cinco años que no nos ibamos de vacaciones por diversos motivos:

    Primero la crisis que nos sorprendió cuando menos lo esperábamos en a finales de 2007 luego haber tenido un año económicamente  muy satisfactorio, nos habíamos comprado una casa, vieja pero con muebles de paquete que nosotros mismos gustosamente habíamos elegido, habíamos viajado un poquito y nos habíamos dado más de un capricho, mi esposo había pedido una excedencia en su trabajo habitual para montar junto a un amigo y colega, su prometedor negocio, negocio que nos dio muchas alegrías desde el minuto uno, pero que tan rápido como subió bajo, sin que pudiésemos pronosticarlo, gracias que los ahorros de los comienzos dieron para tirar cuando comenzó la crisis.
  Luego vino un año muy malo: La hipoteca por las nubes por culpa de euribor, que como no paraba de repetir   nuestra banquera "Es que está en sus máximos históricos"...,  las idas y venidas de trabajos tanto por mi lado, que trabaja en una pizzería por horas para ganarme casi casi lo justa para el pan de echarnos a la boca  y poco más, mientras terminaba los estudios que por aquella época estaba haciendo, como por el lado mi esposo, cuyos jefes se negaban a devolverle un puesto de trabajo que ley y por derecho le pertenecía, agurmentado sin tapujos, que mi chico se había ido cuando más le necesitaban, que le habían ofrecido un aumento para que se quedara y que aún así les habia dejado en la estacada (Perdónennos Ustedes Señores por querer prosperar, arriesgarnos a buscar trabajos y empresas que no satisfagan mucho más halla de nivel económico, que también influía, por que en la empresa le pagan y pagaban muy por debajo de lo que de corresponde a su cargo, perdónennos también por buscar otro trabajo con mejores horarios, por querer mejorar en la vía, y aún más tener el derecho legal de intentarlo preservando el puesto de trabajo por si acaso). En fin que como en la empresa no le admitieron, tuvo que buscarse la vida por otros lados, y así idas y venidas en puestos temporales y en el paro, hasta que consiguió un trabajo en el que en total estuvo un año antes de mandarle de nuevo al paro, por fuerza mayor de la empresa (para no hacerle fijo) aunque textualmente le cesaron diciéndole "Esperamos que encuentres algo mejor, de verdad te lo deseamos, pero si no, en seis meses contamos contigo de nuevo". No hizo falta, los antiguos y dolidos jefes de la empresa de mi chico se fueron, y los nuevos preferían contratar para encargado, en un punto en que la empresa estaba en expansión, a alguien con varios años de experiencia en el sector, que a una persona novata, así que mí esposo pudo volver a la empresa pasando de un cargo muy bajo a encargado, siendo el segundo de abordo en su sede (realmente los directivos y demás no se encuentran en la provincia) aunque todo hay que decirlo el sueldo no mejoró, al contrario empeoró un poco por unas historias con el IRPF, claro que con la crisis y lo durísimo que lo habíamos pasado, más valía eso que nada, como dice mi chico,  que hoy  en día como está la cosa, valora muchísimo tener un trabajo que por lo menos pague la hipoteca y nos dé de comer. 
  Y como colofon final para lo que quedaba por aquel entonces del 2009 la hipoteca bajó bastante más de lo que había subido que ya era un buen pico, así que nuestras cuotas mensuales se volvieron sustancialmente inferiores que cuando compramos la casa, entonces también resonaron en mi mente las palabras que en el momento de la subida había pronunciado mi banquero, palabras que por aquel entonces tanto había odiado y que me parecieron  un intento desafortunado de consuelo "Bueno ahora ha subido el euribor y os sube la hipoteca, pero si baja también os bajará", Benditas palabras, por qué si bajó, y mira si bajo, siendo como si le hubiesen incrementado el sueldo a mi marido sustancialmente.

   Y a comienzos de 2010 pese a que mi inquietud por el monotema (tema bebé y de más) se había incrementado, brillaba una hermosa esperanza a final del camino, ese sería el año en que por fin me quedaría embarazada para luego convertirme en mamá, por fin después de tanta espera, y venía en un buen momento, con nosotros recién comenzando a salir de la crisis (ilusa¡¡ crisis todavía hay hoy en día¡¡¡, pero por aquel entonces yo me creía las palabras de ánimo del presidente de gobierno, que decía que la crisis duraría dos años) así que estaba feliz de ir a  embarazarme al final de la crisis, aunque ese año no pudiera tener vacaciones. Que no tuvimos, por que mi primer tratamiento cayó entre junio-julio y con la in-experiencia de ser primeriza en esto de los tratamientos, todo era mucho reposo y encierro en casa, así que no me quedé embarazada, pero sí que me quedé en casa, de playa nada de nada, primero por toda la rutina del tto (tratamiento), con sus visitas casi diarias al médico y el reposo, y luego con las depres y bajones post negativos. Anda que para playas estaba yo¡¡
 
   El sengundo tratamiento cayó en otoño de ese año, también fue negativo y como no, en la seguridad social nos  dijeron que tenían mucho cola y que no me podían hacer el tercer y último intento hasta junio del 2011. Terminé el 2010 llorando por que consideraba que había sido uno de los peores años de mi vida, pero que, "más valía, malo conocido que bueno por conocer", ¿Mi mayor temor? sufrir en 2011 tanto como lo había hecho en 2010, cuando vi que llorando no iba conseguir nada, me sequé las lagrimas y decidí vivir a plenitud, eso me proporcionó una primera mitad de año muy bueno, en el que pude apreciar las cosas buenas que, gracias a Dios, tenía en la vida, quería más, pero no me podía quejar, o por lo menos no debería hacerlo tanto, pues había gente que no tenía ni la mitad de lo que tenía yo, y no me refiero solo a lo material. Ese era mi pensamiento a inicios de 2011, estaba fuerte, feliz y no me iba a rendir con nada, pasara lo que pasara en mi vida. Tenía casi como proyecto principal, disfrutar del verano, de nuestras primeras vacaciones en años¡¡, y como segundo darle un nuevo rumbo a mi vida. Lo que más quería, quedarme embarazada  y ser mami, pero si estaba vez no se daba, dado que no contábamos con ahorros, tendríamos que parar un tiempo, tenía un plan  a ejecutar para ahorrar y luego seguir intentándolo, pero mientras esperaba...mi vida seguía pasando y quería más cosas de ella.

    Hacía tiempo mi madre me había comentado que dado que la nota para estudiar la carrera que siempre había querido era muy alta y no me llegaba, podía viajar a tal sitio en el extranjero que entraba sin más (Que no era verdad, luego supimos que si pedían nota de corte, pero la que yo traía de España de daba de sobra) luego al acabar ya solo sería cuestión de homologar y listo (esto es otra historia mucho más larga, que la que quiero contar en un post, así que ya, ya la contaré...pero no hoy) El caso es que me dije, Wooo cambio radical, si no me quedo embarazada no me tendré que quedar llorando, tendré un nuevo proyecto, mejor dicho un proyecto viejo que por fin podría retomar, el sueño de estudiar la carrera que siempre quise, por fin¡¡¡¡...
En fin que pasé los primeros meses de 2011 planeando las vacaciones de mi vida con mi chico, ¿A donde? ¿A donde Vamos? hay mucho donde elegir... y por otro lado mi madre planeaba el viaje a X País, para ver la matricula, y todo, ella hacía esos trámites y yo los de mis Vacas...

  Pero en mi primera cita con la gine de reproducción humana, de la seguridad social, aunque me dijo "Si no hay problema, puedes viajar mientras estés en betaespera", poco a poco fue desmoronándose todo. 
Resumo, que al final no nos fuimos de vacaciones, por que preferíamos que mi esposo  empleara sus días libres en acompañarme a las citas de seguimiento de los tratamientos con todos esos madrugones para los análisis  las ecos y las inyecciones en casa, y el rato que teníamos, pues a distraerse a la playa y/o a pasear. Y por otro lado, la betaespera tal y calculamos cayó para la fechas en las que había programado viajar con mi madre al mi ciudad de destino. Por lo que al principio era yo convenciendo a todo el mundo que no pasaba nada y que no iba a parar mi vida por "un supuesto embarazo, los médicos me habían dado el visto bueno, así que no había problema y el viajar durante la beta espera me haría estar más distraída y no dándole tantas vueltas a coco", pero pronto esos pensamientos de "Corro como el viento y no me detienen NADA  ni NADIE", se tornaron el razonamientos tales como "MEJOR quedarme en casa reposando y poner todo de mi parte para que esta vez se dé" o "UUff ¿De aeropuerto en aeropuerto cargando maletas, subiendo y bajando de aviones? Bad idea", Así que sobretodo por que  pensé que si estaba vez el tto  también salía negativo, no quería sentirme culpable por haber estado cargando con maletas de un lado a otro, llamé  a mi madre y le dije "Oye que al final prefiero no ir" a lo que  como me esperaba, ella respondió "Me parece muy bien, es lo que yo decía yo, tu ahí reposando que ya voy yo sola y me informo de todo"... en fin, que luego de eso vi expirado mi último resquicio de vacaciones "bye bye mis American pie" ... Por cierto ¿Para que? PARA NADA¡¡¡



y esto ha sido todo en esta entrada de hoy, en la próxima, el relato de nuestras "Por fin Vacaciones¡¡".... 



6 comentarios:

  1. Vaya, sí que lo has tenido complicado estos últimos años para irte de vacas... Menos mal que este año sí ¿no? Yo este año la verdad que tempoco he ido a ningún sitio en verano pero, claro, eso es porque tenemos planeado algo muy especial para el invierno... Un besote y cuenta, cuenta!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya nos contarás, seguro que os lo montáis super bien y vais a un sitio muy chulo

      si este año si fuimos la entrada está pendiente.

      Besicos.

      Eliminar
  2. La verdad que las cosas cada vez se ponen peor. Nosotros afortunadamente, nunca nos hemos quedado sin vacaciones, aunque cada vez son menos días y más cerca.
    Disfrutalas muchísimo y a la vuelta nos cuentas!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya fuimos y si que las disfrutamos mucho, aunque es lo que dice, nos fuimos menos días ; )

      Besicos.

      Eliminar
  3. Juops... la vida está llena de baches. Afortunadamente hay caminos que los bordean y puentes que los saltan... pero a veces cuesta encontrarlos.

    Me ha gustado mucho el post. Los antecedentes ayudan mucho a conocer por lo que se está pasando en el presente =)

    ResponderEliminar