27 de junio de 2017

Aceptación

Cuando aceptas que todo es posible, que lo malo sucede, que las injusticias se dan aquí y allí , a veces incluso por igual, y que no todo el mundo es bueno, o por lo menos que no todo el mundo se comporta bien, entonces, eres más feliz. Porque te das cuento de que todo no depende de ti, que el mundo es así, y que tu granito ayudará a cambiarlo,  por completo, un poquito o quizás nada. Esto también hemos de aceptarlo, que somos tan imprescindibles como prescindibles, que para algunos somos el mundo entero, y que  para otros si nos pasase algo por ejemplo, seríamos solo un número más, una víctima más que pena, pero solo eso.
Mi madre  decía cuando yo era pequeña, que era "abogado de pobres" siempre defendiendo a todo el mundo, y hasta la causa más perdida, siempre viendo inocente, o por lo menos justificable hasta al mayor de los culpables. Desde el colegio, instituto y hasta en la escuela mayor, ya me acarreé mas de un problema, por defender lo justo, aún cuando ni me venía ni me iba, aún cuando era yo sola contra el mundo, aún así, ahí que me implicaba, para hacer lo que yo creía que era lo  correcto como me enseñó mi madre....


No hay comentarios:

Publicar un comentario