5 de junio de 2012

... Y Nació el Pequeño D , Hijo de mi amiga



....Fuimos a verlo ayer a la clínica, mi esposo y yo sabíamos que sería duro ir a ver como la familia de nuestros amigos crece y crece (este es ya el segundo bebé que tienen ) y al compararnos con ellos, sentir el dolor de saber que la nuestra todavía es solo de dos. Cómo contábamos con que sería duro nos preparamos con antelación, nos mentalizamos y pensamos que lo mejor sería  conocerlo lo antes posible e ir a visitarlos a la clínica  en vez de a la casa, como en el nacimiento de su primera hija.

  Hace unos días compramos los regalitos, los envolvimos y dejamos pendiente la targetita, sin saber bien cómo plasmar en palabras sentimientos de felicidad por la llegada de un nuevo ser, sin denotar nuestra propia tristeza, pero mira tú por donde,  que al final no la hemos escrito, se nos ha olvidado por completo, estábamos tan concentrados en llegar y mostrarnos alegres y contentos por ellos, sin dar signos de frustración personal, que hemos cogido la bolsa con los regalos sin fijarnos en que todavía no habíamos rellenado  la tarjeta. Esa ha sido la anécdota en la habitación una vez ya con ellos, cuando el padre ha comenzado a abrir los regalos ante la antena mirada de su esposa, mi chico ha saltado "Ay la targeta ¡¡ No la hemos escrito¡¡¡" entonces, nuestro amigo se ha puesto a buscar un bolígrafo para que se la firmásemos, y nosotros "No, no , no te preocupes" pensando, madre mía si no la firmamos en casa justo al envolver los regalos, por que no sabíamos que poner, aquí delante vuestra y con tensión MENOS.

No sé si ha captado la indirecta o es que hemos quedado fatal al decir, eso de no no, el caso es que lo ha dejado estar, no ha buscado el bolígrafo y al final no la hemos firmado. Se ha quedado solo con el congratulation que ya tenía impreso en una de las caras interiores.

Me he dado cuenta solo al tiempo de estar en la habitación con ellos, de que he sido  super salvaje ; ) , El mensaje que les escribí para preguntarles si les venía bien que fuéramos al hospital a verlos o preferían que fuésemos a la casa comenzaba con "Nos Encantaría conocer a D..." . Y resulta que cuando hemos entrado en  ella, yo he sido la primera en entrar, le he dado un beso a él, acompañado de "Felicidades" y luego me he dirigido hacia ella que estaba sentada en la cama con el bebé dormido sobre el pecho, me he acercado y le he dado también un beso acompañado de las "Felicidades", y luego me he sentado en un sillón al lado de su marido y me he puesto a hablar con él. En resumidas cuentas no le he prestado ni la más mínima atención al bebé, no ha sido adrede ni premeditado, ni nada por el estilo, pero es como si tuviera el chip activado involuntariamente, por que  es verdad que  en general no suelo pararme a mirar a los bebés de mis amigos, por que pienson que dirán, "uuuyyy pobre ella no puede" sé que quizás no sea así, pero así es como me siento. De modo que puedes encontrarme nadando en babas por el bebé de cualquier desconocido/a de la calle, sonriendole y poiéndole caras, pero nunca me verás hacerlo con el peque de un amigo. Y sin embargo mi esposo es el extremo opuesto, el siempre se detiene, les presta atención, juega con ellos, les sonríe..Todo, por lo que  mi actitud frente a la suya, pues queda expuesta, y en esta ocasión también. Él ha entrado, le ha dado las felicidades al padre, luego se ha acercado a la madre, la ha felicitad y se ha parado a contemplar al bebé (cosa normal por otro lado, pues a eso íbamos ; )), se ha fijado en que el niño tenía unos granitos en la espalda y le ha preguntado a la madre a que se debía, por lo que se han puesto a hablar de eso durante un buen rato, mientras que yo hablaba con el marido de efemeridades, y pasar un poco de tiempo,  al ver a mi esposo hablando con ella, es cuando he comprendido lo salvaje que he sido. En fin que ellos ya me conocen y  han hecho como si nada, su hija mayor  tiene casi dos años y a penas me conoce, aunque tan curiosa como es (normal en un bebé) siempre me mira prestándome mucha atención con sus preciosos ojos , yo suelo decirle Holaaaaa , y  ya, nada más. Comos siempre es mi chico el que le hace  mucho más caso.
 
 En fin que es así, y ellos no se molestan, o si lo hacen no me lo dicen, somos muy amigos y siempre dijimos que seríamos los tíos de los respectivos hijos del otro, pero de momento no ha podido ser, y sé que a ellos les duele, pues en conversaciones que han tenido los hombres, osesase mi marido y el marido de ella, él se lo ha confesado a mi esposo, pero nos entienden, sobre todo ella ya me lo ha demostrado en varias ocasiones, y no fuerzan nada, además de agradecer como si de algo muy especial se tratara las cuatro veces que durante el embarazo le he preguntado como estaba, y la verdad me ha costado, pero lo hacía,  me fijé en que solo me  decía a mí eso de  "Gracias por preguntar".

Crónica de un bajón anunciado: sabía que sería duro, que sería duro pero que tenia que hacerlo, sobre todo por que quería hacerlo, quiero estar en lo que pueda y que mi amiga sepa que me alegro por ellos muchísimo, que la quiero y que les deseo lo mejor, y pese a mis bajones y mis tristezas que sepan que trataré de compartir con ellos en la medida de lo que pueda. A la baby shower no fuí, lo tenía clarísimo, lo siento pero eso no puedo hacerlo. Pero desde que supe la noticia de su segundo embarazo me preparé para el día de ayer, ir a la clínica, conocer al nuevo infante, sonreír, comprar  los regalos ( esto fue una de las cosas más duras que tuve que hacer, nunca me había costado tanto comprar unos bodys y patuquitos, me quedé bloqueada en medio de la sección de bebés de una conocida tienda, siempre pienso "un día las compras de este tipo de ropita  serán para mí" pero ese día pensaba " otra vez no es para mí ¿Por qué?"), en fin todo preparado y pensado y sabía, tenía bien claro, que luego vendría el bajón, pero por más que lo sepas, Nunca estás preparada para el inmeso dolor que sientes cuando se te desgarra el alma, cuando te duele tanto que te sientes morir y hasta quisieras no estar, no existir, para no sufrir. Ayer luego de la visita en la clínica, nosotros teníamos visita en casa, y eso nos distrajo un poco, aunque salimos de allí muy tristes nos contuvimos, luego en casa con la visita también, pero después.. en la noche.. hoy al despertar... Dolor, solo dolor, Un inmenso dolor, eso sentía. Tenía clavada en mi mente la imagen de mi amiga sosteniendo en su pecho a su segundo retoño, tan feliz, tan bonita, .... pero ¿Por qué?.... ¿Por qué nosotros no? Y te parece tan difícil, tan imposible, para lo demás lo ves algo natural, común, corriente y facil, pero para tí misma lo ves cosa de locos, imposible, piensas que nunca va a suceder, y vez tras vez se te desgarra el alma y te sientes... te sientes morir...

Y en estos momentos te preguntas ¿Donde está esa fe galopante que hace dos días tenía?.....


12 comentarios:

  1. Uf, no sabes como te entiendo!
    Hay una parte de mis amistades que he dejado de ver, de parte de mi chico, porque todos están con peques y bebés y yo no puedo.
    Sin embargo, con mis amigas, es diferente. Porque ellas son mis amigas, ellas me entienden y me respetan, y me están apoyando mucho. Lo mínimo que puedo hacer es devolverles lo que dan. La última que nació, en cuanto fui a verla, me la puso su madre en los brazos. Yo creí morir, pero te aseguro que me fui muy feliz a casa. Y hoy esa niña, es cmo mi sobrina, y la quiero con todo el alma.
    Animo. Esto también pasará.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los ánimos, si es cierto ya pasó.

      Pues eso me encantaría a mí, poder actuar con total normalidad con mis amigas con hijos sobre todo con ella, que siempre me dice "tenemos que quedar" y que su niña fuera una sobri para mí, cogerla jugar con ella, en fin supongo que es poco a poco paso a paso...

      Eliminar
  2. Preciosa..., No he pasado por esa situación, no sé exactamente qué se puede sentir (aunque si muchas veces yo, que ni siquiera he estado en un proceso como el tuyo... he sentido un resquemor tipo "envidia" en situaciones así... no me quiero imaginar el dolor que podáis sentir)
    Tiene que ser una situación muy difícil... Y es normal que pases un momento difícil.

    Muchas veces, la frustración es tremenda... muchas veces todo se derrumba y cosas que no puedes explicar...

    Sé que esto no cura nada... no hace que desaparezca el dolor ni hace que no vuelva a producirse... pero, ahora, por motivos diferentes (y nada comparables), el momento en el que estoy del año igual no es el mejor...

    Y buscando y buscando... el libro de Job tiene algunas joyitas que me han servido... y que aunque no solucionen el problema, te lo dejo:

    Job 11:15-18
    Así podrás alzar limpia la frente y estarás tranquilo y sin temor;
    echarás en el olvido tus sufrimientos;
    los olvidarás como al agua que pasa.
    Tu vida brillará más que el sol a mediodía;
    tus horas más oscuras serán como el amanecer.
    Tendrás esperanza y podrás vivir confiado;
    bajo el cuidado de Dios dormirás tranquilo.

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cariño, pues te doy muchos ánimos a ti también por estos tiempos difíciles que pasas, Gracias por la cita bíblica que alienta y sustenta es preciosa. Sé que no has pasado por esto, pero desde luego que te pongas en mi lugar y entiendas el dolor que aveces pasamos en esto, es muy bonito Gracias.

      Besos mil.

      Eliminar
  3. Ains, no sabes cómo te entiendo... A mi me esperan tres nacimientos de amigas en breve, y no sé qué voy a hacer... Un besote y un abrazo bien fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lady kitty, Besos y abrazos para ti también, y mucho Ánimo para pasar este trago, como dice trax lo bueno es que pasará ; ).

      Eliminar
  4. Bueno, para la tarjeta siempre es muy socorrido poner "Muchas felicidades" xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si es verdad jejeje, teníamos que haber puesto eso y llenarla de garabatos y dibujitos: chupetes, corazones, etc. Lo que pasa es que con esta pareja la relación que tenemos es tan profunda ,que estamos acostumbrados a aprovechar los "momentos tarjeta" para escribirnos super tochos muy sentimentales y sentidos.

      En fin...

      Besos

      Eliminar
  5. Yo tampoco le suelo hacer mucho caso a los bebés, pero a ninguno, ni a los de por ahí ni a los de mis amigas o conocidas...
    Es normal que, ante una situación así, te sientas mal pero, como ya te he dicho otras veces, disfruta de la vida como viene y no te castigues. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pués si ya sabes Álter el bajón viene y es inevitable y muy duro, pero cuando pasa trato de ser feliz con las cosas bonitas de mi vida, mientras llega lo que espero

      Besos ¡¡¡

      Eliminar
  6. Holaaaaaaa, qué gusto conocerte. La verdad, me haz conmovido mucho con esta entrada. Decirte, que no pierdas las esperanzas, ni mucho menos la FE.
    Piensa con todo tu corazón que pronto te tocará a tí, Dios es tan grande y bueno, que te lo enviará prontito y disfrutarás tanto de su compañía que olvidarás estos tristes momentos que estás pasando. Ya lo verás. Sé positiva y no te desanimes así.
    Me alegra que me hayas visitado y espero que no sea la primera y la última, por lo pronto ya te sigo.
    Te dejo abrazos y muchos cariños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria También fue un gusto para mí conocerte y visitar tu blog que es relindo, y seguro me vas a ver más por allí.

      Y Muchas Gracias por los ánimos, la verdad no sabes lo bien que hacen y lo mucho que se necesitan (bueno si lo sabes ; )) Gracias mil. Hoy estoy de nuevo esperanzada y sé que llegará, y con su llegada seré lo más feliz.

      Besos mil.

      Eliminar