1 de agosto de 2015

Celos...

Volvieron a asomar los celos, el detonante fue nuevamente una amiga embarazada. De nuevo lloré como una descosida al conocer la noticia, y nuevamente me puse muy triste.
he notado que con los embarazos de amigas es más duro. Quizás porque al criarnos y crecer justa, una ve más el abismo que nos separa, cuando de repente ellas tienen hijos fácilmente, y yo no.
Y  de nuevo volvieron las preguntas, "¿Por qué?" y  en el fondo de mi corazón   resonó nuevamente la respuesta...  "Todo en su tiempo".




2 comentarios: